Más de 50 años al lado de las familias
El luto y su significado

El luto y su significado

Tras la pérdida de un ser querido llega la etapa de duelo, un periodo indeterminado de tiempo en el que los allegados deberán aceptar la nueva situación y afrontarla. Es aquí cuando aparece el luto en muchos casos. El luto es el símbolo exterior que sirve para manifestar el dolor tras esa muerte, según definen los psicólogos. Es una expresión medianamente formalizada de responder a la muerte, una muestra externa de los sentimientos de pena y duelo.

El luto no es solo la manera de vestir, la gama cromática oscura que hoy en día se puede elegir en la ropa; el luto comprende todo el ritual de duelo, como la difusión de esquelas, el entierro o la cremación.

Antiguamente, el luto poseía un significado pragmático: identificar a las personas que se hallaban en duelo. El objeto era que el resto de la sociedad pudiera manifestar consideración hacia las mismas, a la vez que el doliente expresaba, no verbalmente, su dolor, respeto y memoria ante la muerte. En otras épocas, el luto constaba de unas normas rígidas en los modos, tanto en la vestimenta como en el comportamiento, así como en la duración estimada de dicho luto, ya fueran años o meses dependiendo del grado de familiaridad. Obviamente, estas características variaban en función de las zonas y de los países.

No es una medida universal, pero sí se afianzó en la sociedad una imagen del luto como una mujer viuda y vestida de negro, que podía llegar a los cinco años de luto. Saltarse esas reglas del luto consistía en una especie de desafío, al igual que mostrar alegría en público; significaba no mostrar al respeto al difunto. En realidad, la censura, la crítica o el juicio, al igual que en nuestros días, es algo social, no innato en la persona.

LOS COLORES DEL LUTO EN LA HISTORIA

La procedencia del luto se remonta al Imperio Romano, pero se relacionaba con el color blanco. El negro ha estado siempre relacionado, pero se cuestiona su origen, su fecha y su cultura.

Fue en el siglo II cuando un decreto imperial estableció el blanco como el color del luto. En otras épocas más antiguas lo fue el color rojo, utilizado en sarcófagos y ropas de difuntos. Pero también en la antigua Roma se habla del negro, cuando se usaba la “toga pulla”, de color negro o gris muy oscuro, toga reservada para el luto. Hoy en día, el color blanco es el del luto en países asiáticos y en tierras en las que la religión es la del Islam.

En otras regiones como en Irán o en Corea del Sur se usa el color azul. En Tailandia, por ejemplo, lo es el violeta.

Las posibilidades son muy diversas dependiendo de los países y culturas, si bien es cierto que en la occidental y en este siglo está estandarizado el negro como color del luto.

EL LUTO EN NUESTROS DÍAS

¿Es necesario el luto? Antes se trataba de una norma cultural, pero hoy en día no lo es, aunque pueda ser una convención social. El dolor es individual y en nuestros días se manifiesta de la manera en que cada uno elige, al igual que el entendimiento que cada uno tiene del respeto hacia el difunto.

El color de la ropa no determina el respeto hacia el ser querido perdido, ni la intensidad de ese dolor, por lo que se debe exteriorizar de una manera muy particular y siempre sin juzgar el proceso de duelo de cada persona.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *