Más de 50 años al lado de las familias
¿Qué es la cremación?

¿Qué es la cremación?

 

En la actualidad cada vez son más las familias que optan por la cremación como disposición final de un cadáver. A pesar de que se viene realizando desde tiempos inmemoriales, ya que las primeras cremaciones en Europa datan de la Edad de Bronce (2.000 a. C.), no fue hasta 1873 cuando se extendió este movimiento por el continente.

Sin embargo, son muchas las dudas que existen en torno a ello, por ser más cercana la tradición de la sepultura, sin incineración previa del cadáver. Además, son muchos los mitos y las leyendas que existen en torno a este proceso, al de la obtención de las cenizas y al procedimiento en sí.

No obstante, se trata de un método fiable sobre el que hay una legislación y regulación en España y que permite la tranquilidad de los familiares a la hora de escogerlo.

En primer lugar, la cremación es un proceso en el que se queman los restos humanos a una temperatura de 900 grados centígrados aproximadamente, hasta su máxima reducción, las cenizas. Las altas temperaturas consiguen la desintegración total del cuerpo. Esto se realiza en hornos crematorios, lugares dispuestos para el proceso, vigilados y regulados. Los hornos cuentan con una cámara, llamada retorta, y en la actualidad se realiza un seguimiento de todo el procedimiento a través de sistemas informáticos, que garantizan toda seguridad. Lo primero en desaparecer son los órganos, vaporizados y oxidados, y son los huesos los que pasan a otra parte, el cremulador, donde se reducen a cenizas. Estas son depositadas en unas urnas establecidas también por legislación, y después existe la libertad de uso de las cenizas según los familiares; existe la opción de su esparcimiento o la de su sepultura, según las preferencias.

Aunque los mitos y las creencias populares que rodean al proceso van perdiendo peso, son muchas las que permanecen, aunque la mayoría son rumores infundados. Una de ellas se basa en la desconfianza de si las cenizas que se entregan pertenecen verdaderamente al familiar. Aparte de la legislación, el horno crematorio solo tiene capacidad para un cuerpo, por lo que no se pueden mezclar varios restos. Quemar varios cuerpos a la vez es una práctica ilegal en muchos países. Además, la regulación y vigilancia es estricta en estas instalaciones, y se otorga un certificado de cremación.

Algunas de las razones que empujan a optar por la cremación hoy en día son el largo proceso de descomposición, que resulta desagradable a parte de la sociedad, y elige una alternativa inmediata. En otra personas, pesan las leyendas en torno al ataúd, que tampoco resulta agradable a muchos, o la del propio enterramiento. Para otros es la razón económica la que gana terreno, pues la cremación resulta más económica, que además, en muchos casos, evita la sepultura, que añade costes a todo el proceso.

En definitiva, la libertad de cada persona rige la forma de proceder en el final de la vida del familiar, procurando siempre la mejor despedida.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *